Inicio

Oaxaca: el café en los tiempos del cambio...y del olvido

Por el Cuerudo

* El café en Oaxaca fue por muchos años motor, sustento y generador económico en 7 de las 8 regiones del estado.

El abandono y latrocinio institucional desgastó y exhibió que nadie puso atención a los productores del aromático. Los recursos de todas las dependencias estatales y federales para este cultivo fueron ocupados con libre albedrío, privilegiando beneficios personales por encima de la lastimosa miseria de los campesinos, producto de la indolencia de los funcionarios.
Un ejemplo de la descomunal corrupción es el tristemente célebre BELISARIO DOMÍNGUEZ quien desde SAGARPA México destruyó la cafeticultura con su criterio unilateral y complicidad con el poblano Javier Contreras, hicieron un gran negocio en el estado de Oaxaca con la presunta construcción de viveros de 6.5 millones de pesos, todos ellos sin consultar a los productores, pero eso sí falsificando firmas de campesinos y calentando la mano de presidentes corruptos... El resultado de ello es que hoy Oaxaca tiene 4 viveros inservibles, incompletos, inútiles.
Su despido de Belisario Domínguez de SAGARPA no causó alegría; el daño estaba hecho. El devastador avance de la roya fue el detonante que desnudó el desastre de la cafeticultura nacional.
Cafetos viejos, desnutridos fueron atacados por múltiples enfermedades y las dependencias que hoy atienden (o deberían atender la cafeticultura y el campo en desastre) durmiendo el sueño de los justos.
Los gobernadores de estados cafetaleros una y otra vez han anunciado que ayudarán a los productores de café, para atender el problema que enfrentan con la plaga de la roya y aumentar la producción del aromático, pero estas palabras sólo han sido promesas y a la fecha ningún ejecutivo ha hecho nada por ese sector campesino.

¿Y en Oaxaca qué pasa?

Las fuentes que disponen de programas y recursos que podrían servir para rescatar la cafeticultura en la entidad son 100% federales; sin embargo, a falta de una política cafetalera estatal, los titulares de las dependencias están a gusto con el status quo, nadando de "muertito", sin hacer nada y solo porque los campesinos que se dedican al cultivo del café son un sector respetuoso  que no exige a gritos y sombrerazos sus derechos. No fueran los triquis o el magisterio, porque ya los habrían puesto en su lugar.
El Gobernador Alejandro Murat en campaña se comprometió a ayudar al sector cafetalero; sin embargo hoy siguen olvidados y sin acceso a los apoyos y porque no están organizados no tienen acceso a los burocráticos programas.
Los responsables en la entidad de ayudar a los productores de café son Lino Velásquez en la SAGARPA y Eduardo Rojas en la Sedapa, Martín Vásquez en SEDESOL y así como la descabezada CDI.
Sin embargo, en  estas dependencias las ventanillas para acceder a los recursos ya fueron cerradas, importándoles a los funcionarios poco o nada la problemática que enfrenta el sector y bloqueando las posibilidades de que Alejandro Murat implemente el rescate de la cafeticultura y el campo en general. 
Interesante será saber que responderán los funcionarios de Sagarpa y Sedapa cuando el gobernador les pida ayudar a los cafeticultores. ¿Para salir bien librados le dirán que ya se pasó el tiempo para acceder a los programas y las ventanillas fueron cerradas?
Estamos seguros que al ejecutivo estatal no le agradará la poca lealtad que tienen los funcionarios de áreas agropecuarias, que con sus acciones impunes y de escritorio solo han conseguido que miles de familias campesinas oaxaqueñas hoy se encuentren en la peor de las pobrezas. Tarde o temprano el sector exigirá poner un alto a la impunidad que impera en la atención al campo.
En la actualidad, solo los grupos y organizaciones de siempre han podido acceder a los proyectos productivos siguen mamando de la ubre oficial, gracias a que cuentan con un staff específicamente destinado para acceder y absorber las bolsas destinadas para todos los productores del estado.
En otras palabras, el recurso destinado para atender al campo oaxaqueño, como siempre se queda en manos de unos cuantos. ¿Acaso piensan que tan reiterada práctica es indetectable?
Sabemos que muy pronto Alejandro Murat Hinojosa visitará las comunidades cafetaleras, y entonces la verdad será revelada, y el Ejecutivo seguramente solicitará las dependencias responsables recursos económicos para apoyar a los productores del campo.
Y la noticia que recibirá el gobernador será : "el rescate del café en Oaxaca tendrá que esperar un año más, porque en este 2017 ya no será posible".  Si el café junto con el mezcal son temas estratégicos para  "construir juntos el cambio" .... ¡QUE ALGUIEN LES AVISE!! que este año no será. 
Sabemos de los buenos oficios de Alejandro Murat y por ello confiamos en que conseguirá recursos emergentes para salvar este importante sector agropecuario; sin embargo, también estamos seguros que quienes tuvieron en sus manos la oportunidad de rescatar la cafeticultura ya no estarán más atrás de sus inútiles escritorios.

IGNORANCIA TOTAL EN FUNCIONARIOS AGROPECUARIOS Y DIPUTADO

Según los registros de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) en 2013 y 2014 fueron años difíciles para el sector cafetalero y se les olvidó que el 2015, 2016 y el 2017 siguieron por el mismo camino.
Y como no, si nos informamos que en una reunión de Rubén Dehesa Ulloa, sub delegado de SAGARPA y Víctor Mallar Lara, Coordinador de PROCAFE con el diputado por Tehuantepec Donovan Rito García, para presuntamente crear un plan piloto para acceder a programas de café en dependencias, a los funcionarios se les olvidó comentarle al iluso diputado que LAS VENTANILLAS YA ESTABAN CERRADAS. Qué ya no hay recursos para el campo cafetalero, porque ya lo entregaron a los mismos de siempre. ¡QUE PARA EL OTRO AÑO SERA!
Y en el colmo de la ignorancia, en esta reunión se afirmó que Guevea de Humboldt, Santiago Lachiguiri, Santiago Ixcuintepec, Santa María Guienagati y algunas comunidades de Santo Domingo Tehuantepec: " ANTES SE PRODUCIAN 40 QUINTALES por hectárea HOY SOLO COSECHAN 10". ¡Qué… cual fumaron! Si esos productores cosecharan 10 quintales por hs hoy estarían en la gloria y no en la pobreza.
Ni en la mejor época de producción de café en la entidad se producían 40 QUINTALES por hectárea. La producción del café ha decaído en la entidad precisamente por la falta de apoyo a ese sector pero desde hace muchos años. Hoy la producción apuradamente llega a 3 QUINTALES por hectárea, con sus raras excepciones. Y en la cosecha del año pasado cuando la roya atacó sin piedad los cafetales se llegó al extremo de solo cosechar UN QUINTAL.
Estos funcionarios y representantes públicos nos dieron una cátedra del porque la producción del campo oaxaqueño está por los suelos.

QUE ALGUIEN LES EXPLIQUE…

Dehesa Ulloa en la mencionada reunión también afirmó que este año se tiene previsto entregar un millón de plantas para reactivar la economía de 30 comunidades. Como podemos ver son sólo planteamientos de escritorio. Hoy los campesinos si necesitan plantas, pero lo que más necesitan es RECURSOS ECONÓMICOS PARA SUBSISTIR O SEA PARA QUE SUS FAMILIAS TENGAN QUE COMER…
Los cafetales oaxaqueños están abandonados, porque no hay una política cafetalera que atienda punto por punto ese sector. En el mejor de los casos… si los productores hoy no tienen para comer, de dónde sacarán dinero para ir a cajetear, abonar y luego sembrar los cafetos. Y todavía cuidarlos entre tres y cuatro años con jornadas de limpia y control de sombras para empezar a cosechar.
Dehesa Ulloa debe saber que las familias de los campesinos no comen plantas de café ni paquetes tecnológicos baratos que hoy están de moda entregar. Valdría la pena que SAGARPA se enterara que si de suerte los campesinos reciben paquetes tecnológicos, enseguida buscan como venderlos venderlos, y los proveedores de plantas les dicen a los campesinos, ¿quieres plantas o te doy mil pesos y me firmas? Esto sucede porque la pobreza ha hecho del campo su destino final.
En nuestra próxima opinión desnudaremos a los grupos de privilegiados vividores y organizaciones pintadas de amarillo que se han beneficiado de los proyectos de manera personal en complicidad con las instancias del ramo, y poco o nada han hecho por los verdaderos productores de café.