Inicio

Tensa la situación social en zonas comunal zoque, ante amenazas de ganaderos chiapanecos

1.- Hace unas horas hemos recibido, directamente de parte de la autoridad  comunal de la Congregación Comunal Benito Juárez, San Miguel Chimalapa, Oaxaca, la información de que el día e ayer por la tarde, cuando una comisión de cuatro comuneros se encontraba haciendo un recorrido de vigilancia por el territorio comunal de la zona oriente de San Miguel Chimalapa, específicamente en el paraje conocido como San Marcos, fueron encañonados por alrededor de 20 ganaderos chiapanecos, invasores de dicho paraje, quienes portaban diversas armas largas.

Dicho evento estuvo a punto de desencadenar un desigual enfrentamiento, que hubiera tenido sangrientas consecuencias. Afortunadamente, luego de minutos de tensión y ante la perspectiva de desatar una masiva reacción comunal, los ganaderos se replegaron, pudiendo los cuatro comuneros escapar hasta la congregación de Benito Juárez, donde anoche mismo se realizó una Asamblea General de carácter urgente, misma que, por unanimidad, determinó que el día de hoy -miércoles 17-, una comisión de comuneros, encabezada por su Secretario Auxiliar de Bienes Comunales, se presentara ante la Secretaría General de Gobierno, en la ciudad de Oaxaca, para exigir su inmediata intervención, para el desarme, detención y desalojo de los ganaderos-pistoleros del paraje comunal San Marcos,  advirtiendo que, de no ser atendida esta urgente y justa petición, la Congregación comunal Benito Juárez se organizaría, solicitando apoyo de las demás congragaciones chimas de la zona oriente, y harían dicho desarme y desalojo, por cuenta propia.

Cabe señalar que el paraje San Marcos, se encuentra dentro de terrenos comunales de San Miguel Chimalapa, Oaxaca, siendo vecino de los parajes La Hondonada, donde en noviembre de 2011, se generó un fuerte movimiento comunal contra ganaderos chiapanecos invasores que llevó a un enfrentamiento con dichos ganaderos y el ejército federal en el poblado Rodulfo Figueroa, y de cuyo resultado, quedó retenido por la comunidad, el Señor Tito Luna, líder del citado grupo de ganaderos invasores del paraje La Hondonada, mismo que fue liberado por el propio gobierno oaxaqueño (no el chiapaneco) mediante un fuerte operativo represivo realizado en la cabecera comunal de San Miguel (ver mapa 1).

A partir de ello se desencadenó una fuerte movilización comunal en la zona oriente de Los Chimalapas, que concluyó provisionalmente, con la firma, el 22 de diciembre de 2011, del "Acuerdo de Distensión Integral para garantizar la Paz y Tranquilidad en la región Limítrofe entre los estados de Oaxaca y Chiapas" (ver: http://www.maderasdelpueblo.org.mx/?q=chimalapas-urgente-acuerdo-de-distensi%C3%B3n-firmado-hoy-en-segob ) mismo cuyos compromisos ahí signados, nunca han sido respetados por el gobierno de Chiapas, ni exigidos por el gobierno de Oaxaca, mientras la Secretaría de Gobernación (SEGOB) nunca ha cumplido realmente su papel de garante del cumplimiento de dicho Acuerdo (prueba de dicho incumplimiento, lo es la continua y permanente situación de conflictividad social, provocada por invasores y depredadores chiapanecos, como las que aquí se denuncian).

Asimismo, es de señalarse, que San Marcos está en vecindad también, con los parajes La Carraca y el Quebrachal, en donde, el pasado 29 de septiembre de 2016, fueron encontrados un grupo de talamontes chiapanecos derribando arbolado de pino en monte alto, siendo entonces detenido el Sr. Ángel López Sánchez, quien resultó ser el presidente del comisariado ejidal del núcleo agrario chiapaneco, Rodulfo Figueroa, cabecera del supuesto, ilegal e ilegítimo municipio Belisario Domínguez.

Debido a los intentos del gobierno oaxaqueño y del propio comisariado de bienes comunales de san Miguel (José Medel) de presionar a las congregaciones de San Antonio y Benito Juárez para que soltaran al talamontes, fueron entonces retenidos por los comuneros, un helicóptero oficial tipo Bell 407, matrícula XC-XAO, y cinco personas: el citado comisariado de bienes comunales de San Miguel, los pilotos Emilio Olmos Gómez y José Álvaro Mora Morales; el fiscal del estado adscrito a la Vicefiscalía Regional, Juan Carlos García Salud, y el comandante de la Agencia de Investigaciones Sector Oriente, Esau Trujillo Gómez, quienes  estuvieron retenidos seis días.

Como resultado de esta nueva y legítima movilización comunal, una vez más el gobierno de Oaxaca y el gobierno federal se comprometieron a redoblar acciones para evitar nuevas invasiones y detener y sancionar con todo el rigor de la ley, actos de depredación ecológica por parte de ganaderos y madereros chiapanecos, auspiciados por funcionarios de la presidencia municipal de Cintalapa, Chiapas y del propio gobierno estatal.

2.- Al mismo tiempo, apenas hace diez días, la Asamblea general de comuneros y comuneras de Santa María Chimalapa, determinó por unanimidad, darle al gobierno de Oaxaca y federal, un ultimátum para que ambos gobiernos cumplan su palabra -otorgada desde abril de 2016- de efectuar los dos operativos de desalojos de invasores chiapanecos, pendientes y comprometidos, en los parajes La Reforma y Río Pescaditos, ambos dentro de la zona del predio denominado San Isidro la Gringa.

Recordemos que desde el año 2014, comuneros de la Congregación San Francisco la Paz, Santa María Chimalapa, denunciaron públicamente y ante los gobiernos de Oaxaca y federal, cómo se estaban realizando invasiones de territorio comunal en los parajes, Arroyo la Gringa; Arroyo Zapote; estribaciones del Espinazo del Diablo (límites con Veracruz), Río Pescaditos y la Reforma (ver mapa 2).

Dichas denuncias comunales y exigencias de desalojo de invasores, fueron inútiles; hasta que el 24 de diciembre de 2015, comuneros y comuneras de San Francisco la Paz, logran detener en terrenos comunales de Santa María Chimalapa, al líder de una de las invasiones citadas: David Vega Guerrero, antiguo pistolero y asesino, quien entre 1985 y 1994, desarrolló diversos y brutales  actos violatorios de los más elementales derechos humanos de comuneras y comuneras de San Francisco la Paz (secuestro, tortura, lesiones, homicidio, narcotráfico, desaparición forzada, violación de mujeres) actuando entonces dicho pistolero, junto con su hermano, al servicio de los ilegales ganaderos y narcoganaderos invasores del inmenso predio de selva comunal denominado San Isidro la Gringa (40,945 hectáreas) encabezados dichos invasores por Patrocinio González, ex gobernador de Chiapas y exsecretario de gobernación federal (ver mapa 3).

Los gobiernos de Oaxaca y federal responden entonces, exigiéndole a la Congregación de San Francisco la Paz y a las autoridades comunales de santa María Chimalapas,  la liberación inmediata de David Vega Guerrero y de las otras tres personas invasoras retenidas. Frente a ello, se genera una amplia movilización comunal con fuerte apoyo de la sociedad civil, expresada en las dos Caravanas de Observación y Solidaridad con los Chimalapas, realizadas a San Francisco la Paz,  de forma que se logra un acuerdo directo con representantes de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la SEGOB, consistente en  entregar a David Vega y los otros tres retenidos, con el compromiso de parte de los gobiernos federal y de Oaxaca, de que los detenidos  iban a ser juzgados –en particular el pistolero Vega- con todo el rigor de la ley, y bajo el acuerdo de que a la brevedad, se harían los tres operativos de desaojo requeridos (parajes Arroyo Zapote/Emannuel; La Reforma y Río Pescaditos).

De estos tres compromisos gubernamentales, únicamente se cumplió uno: el desalojo del paraje Arroyo Zapote/Emannuel, realizado el 27 de abril de 2016, mediante la acción de un fuerte contingente de la  policía federal, coordinada por la Subsecretaría de Derechos Humanos de la SEGOB. Como producto de este operativo, fueron detenidos “in fraganti”, 26 adultos invasores, quienes portaban once armas largas de diverso calibre. De estos 26 detenidos, meses después 10 de ellos fueron posteriormente liberados, bajo un extraño “acuerdo”, promovido por el gobierno de Oaxaca, con apoyo del entonces presidente municipal de Santa María Chimalapa, Silaín Hernández, sin que la Asamblea general de comuneros de Santa María fuera enterada, ni diera su consentimiento ni aval.

Los otros dos operativos de desalojo, prometidos y comprometidos, -La Reforma y Río Pescaditos - nunca se han realizado hasta la fecha, ampliándose día con día el número de invasores, y con ello,  la superficie invadida y depredada, y al mismo tiempo, avanzando la ilegal apertura de una brecha que pretende comunicar al núcleo agrario chiapaneco de Cal y Mayor, con los parajes invadíos citados (La Reforma-Pescaditos-Arroyo Zapote/Emmanuel) para salir a entroncar con el camino que cruza toda la zona de Uxpanapa (Boca del Monte – Poblado 14) (ver mapa 4),

En cuanto al pistolero David Vega Guerrero, increíblemente fue puesto en libertad por el juez de garantías  de Matías Romero, Oaxaca,  el pasado 5 de octubre de 2016, bajo una ridícula fianza de $40 mil pesos, motivo por el cual, 300 comuneros chimalapas, justamente indignados, se movilizaron, tomaron  las instalaciones del juzgado y ministerio público de Matías Romero y las quemaron. Luego de ser beneficiado por dicha libertad condicional, el pistolero Vega nunca se presentó a firmar al juzgado, pese a lo cual todavía a la fecha, no se ha emitido orden de reaprehensión en su contra.

3.- El caso del grupo de corte paramilitar, autodenominado “Ejército Chamula”, quien opera al servicio del latifundista maderero y pseudoecologista, Carmen Ariel Gómez, dueño real del conjunto predial Los Ocotones, así como de funcionarios del municipio de Cintalapa, Chiapas,  bajo el amparo y cobertura de una de las facciones de la Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ). Este grupo de pistoleros,  el pasado 24 de febrero realizó una artera emboscada en contra de un grupo de comuneros de origen tsotsil, de la Congregación Comunal Nuevo San Andrés, Santa María Chimalapa, ubicada en el extremo oriental del territorio comunal, relativamente cercana a la ciudad de Cintalapa, Chiapas (ver mapa)

Dicha emboscada dio por resultado final, tres indígenas heridos (uno de ellos muy grave, de nombre Abner Ruíz Núñez,  y dos personas, de nombres Lorenzo Gómez Gómez y José Ignacio Gómez Díaz, quienes fueron privados temporalmente de su libertad, brutalmente golpeados y torturados. Cuatro comuneros indígenas más, de nombres Norberto Ruíz González, Agustín Ruíz Hernández, Andrés Gómez López y Samuel Díaz Hernández, fueron considerados inicialmente como desaparecidos, pero unas horas después, van llegando uno a uno a Cintalapa, pues tras la agresión habían huido a refugiarse en el monte.

El 28 de febrero de 2017 -4 días después de la emboscada- los comuneros agredidos denunciaron los hechos relatados ante la Fiscalía de Zanatepec, perteneciente a la Procuraduría de Justicia del Estado de Oaxaca, iniciándose la Carpeta de Investigación número 868/ZAN/2017, contra los líderes del autodenominado Ejército Chamula,  por los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones calificadas, secuestro, disparos de arma de fuego, ataque peligros y asociación delictuosa.

Ese mismo día, los comuneros de la congregación Nuevo San Andrés fueron amenazados públicamente en la ciudad de Cintalapa, Chiapas, por los hermanos Miguel y Manuel López López, líderes del multicitado Ejército Chamula, de que, “en venganza por la demanda en su contra, arrasarían el poblado chimalapa de Nuevo San Andrés, lo cual ocurriría el jueves  02 de marzo  por la noche ó  el viernes  03, a cualquier hora del día”.
Ante esas amenazas públicas, el 01 de marzo de 2017, nuestro Comité solicitó a la Defensoría de los Derechos Humanos del  Pueblo de Oaxaca, la emisión de Medidas Cautelares, con la finalidad de que se resguardara la vida y la integridad física de los pobladores y las familias de la Congregación Nuevo San Andrés, santa María Chimalapa.
La Defensoría, a su vez  de inmediato instaura el expediente DDHPO/CA/241/(10)/OAX/2017, solicitando la intervención y petición correspondiente ante el Lic. Alejandro Avilés Alvares, Secretario General de Gobierno de Oaxaca, mediante oficio 002948, firmado por el Maestro Juan Rodríguez, Visitador General de la citada Defensoría; sin embargo, la protección requerida urgentemente nunca llegó, pues a decir del propio Visitador, el viernes 03 de marzo por la noche, la secretaría general de Gobierno del estado de Oaxaca, negó oficialmente el otorgamiento de dichas medidas, bajo el argumento de que “no podía exponer la seguridad de policías del estado de Oaxaca, puesto que la zona donde se ubica Nuevo San Andrés está rodeada de poblados chiapanecos”.
A la fecha, dicha amenaza no ha sido concretada, gracias sin duda, tanto al apoyo manifiesto de diversas congregaciones comunales de la zona oriente, como de las recién electas autoridades comunales y municipales de Santa Maria Chimalapa, así como al apoyo de la sociedad civil, organizando y realizando una nueva Caravana de Observación y Solidaridad, cuyos integrantes se presentaron en la comunidad el pasado 21 de marzo, para constatar y documentar la grave situación en las que se encontraban las familias de Nuevo San Andrés, en particular las mujeres y niñas indígenas, debido al clima de terror prevaleciente y al virtual estado de sitio a que estaban siendo sometidas.
Frente a todos esta serie de indignantes hechos, como CNDyCCh, externamos públicamente nuestra preocupación por el inminente riesgo de graves estallidos de violencia social en diversas zonas del territorio comunal chimalapa, producto de la pasividad, la negligencia y la falta de respuestas justas y  oportunas, de parte del gobierno de Oaxaca y de varias instancias del gobierno federal, y
EXIGIMOS:
1.       De una vez por todas, se ratifiquen, se cumplan y se hagan cumplir con seriedad y con honestidad, todos los compromisos establecidos en el “Acuerdo de Distensión Integral para garantizar la paz y tranquilidad en la región limítrofe entre los estados de Oaxaca y Chiapas”, firmado en las oficinas se la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México el día 22 de diciembre de 2011 ;
2.       Se restablezca y se reúna de inmediato la Mesa Agraria para Los Chimalapas en la Secretaría de Gobernación, misma que fue suspendida desde el año 2013, sumándole a ésta, la vigilancia y seguimiento al respeto de los Derechos Humanos individuales y colectivos, vinculados directamente a este tema agrario, y que esta Mesa, con participación directa de autoridades comunales y comisiones de las comunidades de la zona oriente, invadidas y en riesgo de confrontación,  analice las delicada situación actual y tome las medidas inmediatas conducentes, para atender las justas demandas de los indígenas zoque chimalapas en defensa de su ancestral territorio y de sus invaluables bienes naturales.
3.       Que el actual gobierno de Oaxaca, revise a través de verdaderos expertos en materia de derecho constitucional, la cuestionable forma en que hasta la fecha se ha venido atendiendo el Juicio de Controversia Constitucional, establecido ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por la invasión por parte del gobierno de Chiapas, de mas de 160 mil hectáreas de soberanía oaxaqueña (ubicadas coincidentemente con el territorio comunal de Sata María y San Miguel chimalapa) para que, a partir de ahora, se le dé un seguimiento honesto, permanente, eficiente y oportuno, a este delicadísimo proceso judicial,  
4.        Se realicen de inmediato, los prometidos operativos de desalojo de los parajes La Reforma y Pescaditos, así como de la incipiente reinvasión del paraje arroyo La Gringa-arroyo Zapote; todos dentro del territorio comunal correspondiente al predio San Isidro la Gringa, cuidando lo señalado en  los protocolos internacionales establecidos al respecto, con presencia y constancia de instancias oficiales y no gubernamentales, defensoras de DDHH, de forma que se respeten los  Derechos Humanos de las familias pobres asentadas ilegalmente en territorio comunal, pues sabemos que aprovechándose de su necesidad de sobrevivencia, líderes corruptos e intereses ilegítimos, las han llevado ahí mediante engaños y manipulaciones, pretendiendo con ello mantener en constante conflicto social e inestabilidad,  la zona oriente de Los Chimalapas.
5.       Se ordene e instrumente la reaprehensión inmediata del pistolero invasor y homicida, David Vega Guerrero, abriendo nuevas carpetas de investigación en su contra, por todas las impunes y bestiales violaciones a los derechos humanos de las familias indígenas chinantecas de la congregación comunal San Francisco la Paz, santa María Chimalapa, Oaxaca.
6.       Se ejecuten de inmediato, las veinte órdenes de aprehensión pendientes en contra de los verdaderos líderes promotores de las invasores de territorio comunalchimalapa, anunciadas por el entonces Secretario General de Gobierno de Oaxaca,  Carrasco, el día 4 del de 2016.
7.       Se apoye económica y materialmente a las comunidades y autoridades chimalapas para poder sufragar todos los onerosos y continuos gastos que implica el sostener, con la  oportunidad y la eficiencia requerida , los más de 12 diferentes litigios y procesos judiciales (desarrollados ahora bajo el lesivo esquema de juicios orales) mismos que, en apego a la ley, ha sido establecidos por los chimalapas, cumpliendo así con los cauces institucionales;  necesario ello para sacar adelante la defensa pacífica del territorio comunal
8.       Se constituya, a través de la CNDH y la SEGOB, una comisión investigadora para dar con los restos del comunero Pablo Escobedo Méndez, secuestrado y desaparecido en mayo de 1992 reabriéndose el expediente CNDH.121/92.OAX.C06614.000, instaurado en su momento,  mismo que nunca fue resuelto.
Finalmente como Comité Nacional para la defensa y Conservación de Los Chimalapas,  una vez más le reiteramos al pueblo zoque chimalapa y a la base comunal comprometida con la defensa  honesta de su territorio ancestral, nuestro compromiso, apoyo, esfuerzo y conocimiento, puestos al servicio de la defensa de este invaluable territorio comunal, poseedor de la mayor y más importante diversidad biológica de México y Mesoamérica, y cuyo –todavía- buen estado de conservación, se debe sin duda, a la tenaz, paciente  y pacífica lucha que durante muchísimos años han venido dando sus comunidades.