Inicio

Diputada Atristain Orozco llama al diálogo y concordia a autoridades de Sola de Vega y San Vicente Coatlán

· Se necesita construir un pacto de paz entre las partes para que no exista más derramamiento de sangre

Las comunidades de Villa Sola de Vega y San Vicente Coatlán, ambas autoridades administrativas y órganos de representación agraria pertenecientes al Distrito Electoral Local XXI, necesitan encauzar por la vía del diálogo y concordia la inconformidad que se presenta por alguna de las partes, anteponiendo la firma de un acuerdo de paz, que permita estrechar los canales de comunicación, manifestó la diputada Adriana Atristain Orozco.

Agregó que los temas de carácter agrario son de orden federal, sin embargo, es de vital importancia la intervención de la Junta de Conciliación Agraria, dependiente del Poder Ejecutivo y de la Secretaría General de Gobierno, como los entes gubernamentales estatales que median en este tipo de situaciones donde hay conflictos agrarios que se suscitan entre comunidades, ejidos, núcleos de población y pequeños propietarios, o cualquier otro caso agrario de naturaleza colectiva, incluidos los limítrofes al interior del Estado, puntualizó la legisladora por ese distrito.

Añadió que está claro que el Gobierno del Estado no tiene facultad resolutiva en los conflictos agrarios, solo funge como un mediador amigable según las atribuciones establecidas en la Constitución local, sin embargo, reiteró, es necesaria la voluntad de las comunidades para resolver y aterrizar las resoluciones que emite el Tribunal Unitario Agrario y darle cumplimiento a las sentencias emitidas por este órgano jurisdiccional.

La diputada Adriana Atristain Orozco hace un llamado respetuoso a las autoridades municipales y auxiliares para que dejen a un lado los enconos y  apuesten por la vía del diálogo, la conciliación y la concordia para establecer acuerdos de paz que eviten hechos como los presentados el pasado fin de semana en la región de la Sierra Sur.

 
“La responsabilidad no solo es del Gobierno en sus diferentes niveles; es una corresponsabilidad que debe asumir cada una de las partes que está involucrada desde sus atribuciones. De existir algún hecho delictivo ya sea de sangre o material, las autoridades competentes deben intervenir conforme al Estado de Derecho”.

 
Finalizó que ella seguirá coadyuvando para encaminar los planteamientos de todos los municipios y órganos de representación agraria ante las instancias competentes, como lo ha hecho anteriormente.