Inicio

Necesidades nutricionales o emocionales pueden expresarse a través de los antojos: IMSS

Cuando necesitamos comer, el estómago envía una señal al cerebro que desencadena la sensación de hambre, y, cuando ya consumimos suficiente alimento, se libera un neurotransmisor específico a nuestra sangre, que provoca la sensación física de saciedad. Sin embargo en el caso de los antojos, es nuestro cerebro quien nos avisa que algo anda mal.
Al respecto la Coordinadora de Nutrición y Dietóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Roció Guadalupe Espinosa Castro,  refiere que, nuestro cuerpo es tan inteligente que nos avisa las deficiencias nutricionales o emocionales que tenemos, por ende, si aprendemos a escucharlo y conocer lo que significa cada antojo, pronto gozaremos de muy buena salud, así como excelente estado de ánimo.
Al cumplir un antojo, se libera en nuestro cerebro una sustancia llamada dopamina, hormona responsable de la sensación de placer, logrando que al momento nos sintamos satisfechos o bien con nosotros mismo, sin embargo este placer es solo momentáneo, pues más tarde sentiremos el deseo por algún otro.
Por ejemplo, si una persona constantemente quiere comer chocolate, alimentos dulces o pan, se podría interpretar  como: la necesidad de suplementos como Magnesio, Cromo o Complejo B y hasta agua. Los antojos dulces nos hablan de cierta depresión o ansiedad o bien de cierto trastorno hormonal.
Por lo que, debemos tener en cuenta nuestro entorno y estado de ánimo por el cual pasamos, o sí estamos tomando algún medicamento para determinado padecimiento, es ahí donde debemos consultar con nuestro médico especialista. Sin embargo y para evitar comer chocolate o alimentos dulces de manera desordenada, lo recomendable es consumir semillas de girasol, frutas, como, plátano, kiwi, peras, manzanas. Las nueces son las mejores aliadas para proporcionarnos energía, fibra y mantener nuestro nivel de glucosa estable.
Es necesario tomar en cuenta que lo que se nos antoja no siempre es lo más conveniente pero en definitiva nos proporciona información sobre nosotros mismos. Dentro de las recomendaciones generales a seguir destaca el evitar alimentos con pocos nutrientes como azúcar de mesa y harinas refinadas, el exceso de hidratos de carbono simples, pues pueden producir hiperglucemia, incluir multivitaminas, calcio, vitaminas D, B y ácido fólico.
Debemos tomar en cuenta que enfermedades crónicas degenerativas como: (obesidad, padecimientos del corazón; hipertensión arterial, gota, diabetes y osteoporosis) están relacionadas con una alimentación desequilibrada y la falta de actividad física, destacó Espinosa Castro.
Finalmente la Coordinadora de Nutrición y Dietóloga del IMSS, indica que cada persona es diferente, por lo que es recomendable que se consulte primero con su médico, cuáles son sus requerimientos alimenticios para su caso en particular tomando en cuenta su edad, estado de salud y la actividad que realiza diariamente.