Inicio

El primer avión y accidente en Oaxaca, Viernes Santo de 1922

En los primeros días de abril de 1922 en la Colonia Nueva (Reforma) se comenzaron los trabajos de acondicionamiento para campo de aterrizaje en un lote que después lo adquirió el Gerente de la Sucursal del Banco Nacional de México en Oaxaca, D. Mateo Torres Nevada donde edificò una granja, el acondicionamiento del campo provisional de aterrizaje circularon pronto la noticia del próximo arribo de un avión, y toda la gente de la capital esperaba el acontecimiento sin saber la fecha exacta del arribo.
El viernes 14 de abril que era Viernes Santo en los templos se celebraban las ceremonias religiosas, a las once horas y veinte minutos, una inmensa libélula comenzó a verse en el horizonte con un muy fuerte sonido de la hélice que aumentaban con rapidez la visión del aparato con el ruido del motor.
Sòlo la noticia corría con más velocidad, las personas que permanecían en sus casas salían precipitadamente a las ventanas, a la calle, subían a las azoteas o se encaminaban a toda prisa hacia el improvisado campo de aterrizaje.
Otra anécdota inolvidable fue que la mayoría de los fieles abandonaban los templos sin preocuparse de las ceremonias religiosas de la Merced, Jalatlaco, San Francisco y Xochimilco en que se celebraba “El Encuentro” dejando a los oradores predicando en el desierto.
En la Colonia Nueva la nave descendió majestuosamente y sin ningún contratiempo en medio de un círculo de las personas que lo esperaban; la nave había salido de la Ciudad de México a las 8 horas con un tiempo magnífico, empleó tres horas y veinte minutos en el recorrido sin escalas. El piloto Carlos Titus de Inglaterra tripulaba llevando como mecánico a Emilio Haas, la nave era un biplano marca “Lincoln Standard” ya en tierra se le desinfló una de las llantas del tren de aterrizaje.
Se anunció que podrían hacerse ascensiones sobre la ciudad en la flamante máquina por cuotas accesibles, a las 8 horas del martes. El sábado de Gloria, la multitud invadió la pista y sus alrededores, pues se anunció una exhibición aérea, a las once levantó el vuelo el biplano llevando como pasajeros a Oscar y Arnulfo Aragón con sus cámaras fotográficas, el Lincoln voló hasta el Tule y Nazareno Etla regresando y al aterrizar se averió y hasta la tarde se reanudaron los vuelos; se cobraba un peso a las personas que atravesaban el cordón de soldados para ver y cuarenta pesos las ascensiones, el piloto realizo la acrobacias como el “Looping the loop” la “caída de las Hojas” y un “Wip stall” que le valieron una ovación.
El domingo subieron Alfonzo Zorrilla Barrundia y Enrique Baigts, el martes subieron Edmundo González y Guillermo Brena; Jesús Torres Barriga y José García Álvarez; María Murguía, Alfonso Zorrilla Tejada, María Luisa y Mercedes Salgado; en la tarde correspondía el turno al general Fortunato Maycote de las operaciones militares y cedió el turno a las señoritas Dolores San Germán y María del Carmen Zorrilla, el vuelo se realizó sin contratiempos, pero al intentar aterrizar un fuerte viento lo dificultaba, el piloto bajaba intentando aterrizar de Norte a Sur o viceversa aunque las rachas de viento eran contrarias pero la longitud de la pista no era suficiente y volvía a elevarse, se enfiló la máquina de Norte a Sur y cuando estaba cerca del suelo como a un metro de altura el avión se inclinó aparatosamente sobre el ala derecha y se clavó sobre la hélice quedando las pasajeras suspendidas con la cabeza hacia abajo.
Un grito unánime se escapó el público que presentía una tragedia, el piloto bajó del aparato y ayudó a las señoritas San Germán y Zorrilla quienes no demostraban ningún temor y conversaban entusiastamente al pisar tierra.
Al día siguiente se colocó al pájaro de acero sobre un camión y se trasladó a la estación del ferrocarril donde fue embarcado hacia la ciudad de México njunto con el piloto y el mecánico.
El señor E. C. Hamond gerente de la Compañía de Trasportación Aérea Mexicana Obsequió a las pasajeras San Germán y Zorrilla parte de la hélice que le rompió al primer avión la capital de Oaxaca.
Fuente: Resumen de nota del periódico “Oaxaca En México”. Tomo I México D. F. agosto 12 de 1936. Nº 1 Hemeroteca de Oaxaca.