Inicio

Otra copa más y no llegas al Hospital, me advirtieron: FVR

A 48 años de consumir alcohol, lo agobió la cirrosis y otras graves complicaciones

Guillermo Castillejos Avila

Ya nunca volveré a tomar, te salvaste gracias a Dios, me dijeron en el IMSS donde me operaron y me advirtieron, otra copa mas y ya no llegas al hospital, mencionó en entrevista, Francisco Venegas Robles.
Estuve muy grave, a punto de morir, tenía cirrosis hepática, agua en los pulmones, también en los huevos, ernia en el ombligo, los riñones y las patas las tenía hinchadísimas, la vi negra, reconoció que estaba a punto de morir.
Comenta que primero lo llevaron al Hospital Aurelio Valdivieso, de donde se salió, porque en ese lugar a los teporochos los sacan, tampoco los atienden, afirma que anduvo por acá y por allá hasta que lo llevaron al Seguro Social, donde lo operaron y tanto la psicóloga como la trabajadora social le advirtieron: ni una mas Francisco, porque ya no regresas al hospital.
Recuerda otra cosa mas: le dijeron cuídate, esa operación cuesta 50 mil pesos, te operamos los intestinos que los tenías ahujereados, se usó un hilo especial que se deshace al tener contacto con el alcohol y no tienes tiempo de nada, te vas a morir.
Con esta advertencia, nunca volveré a tomar, dijo en la entrevista y la cumplió por algún tiempo; cuando bebía alcohol con exceso y en forma diaria, recorría las cantinas ofreciendo en venta sus cuadros, desgraciadamente lo poco o mucho que obtenía lo gastaba en ese vicio, se retiraba hasta que estaba borracho o le negaban venderle otra copa mas de mezcal, que era lo que generalmcnte consumía.
Respondió a una pregunta del comunicador, haber empezado a beber alcohol desde los 14 años de edad --muy chamaco-- ahora dijo tener 62, después de 48 años resintió las consecuencias, apareció en su organismo la cirrosis hepática y otras complicaciones que al parecer le causaron la muerte, ya no se la ha visto en las cantinas ofreciendo sus cuadros.
Mostró satisfacción, afirmó ser feliz por haber dejado el alcohol, reconoció que es una cosa muy hermosa y vino el consejo con base en la experiencia y las indicaciones del personal médico que lo atendió y le practicó una operación de emergencia:
No le deseo este mal y lo que sufrí a nadie, menos a los menores de edad, a los jóvenes, a las mujeres que entran y salen de las cantinas, como si salieran de sus casas, no quisiera que llegaran a vivir situaciones como las que experimenté, dijo Francisco.
En la entrevista dijo tener familia, pero no vivir con nadie, esposa e hijos lo abandonaron por el alcohol, perdió todo, ando solo, esta es mi vida, vender cuadros con figuras diversas, algunas son fotografías de conocidos artistas como Pedro Infante o Luis Aguilar, la mayoría representan imágenes religiosas.
En la elaboración de los cuadros, uso yeso como material imprescindible sobre el cual se pega la figura, de esta manera aunque sea poco, tengo lo necesario para comer, más o menos me gano 50 pesos diarios, no me importa la riqueza, para mí lo más hermoso es haber dejado de consumir alcohol, me tenía esclavizado, desde las 3 horas de la mañana estaba pidiendo alcohol.
Muchos de los que frecuentan estos centros de vicio, aparentes centros de esparcimiento y aptos para convivir con los amigos o amigas, lo han de recordar cuando arribaba y ofrecía en venta sus cuadros, cuyo dinero obtenido lo despilfarraba en el pago no de una, sino de varias copas de mezcal que tomaba en forma diaria. Era un borracho consuetudinario.