Inicio

IMSS: depresión en adolescentes un problema grave de salud mental

Se estima que en un futuro la depresión sea la segunda causa de discapacidad, solo después de las enfermedades cardiovasculares, afectando en su mayoría A jóvenes, que en su desesperación o falta de apoyo acuden al suicidio, como una salida extrema. Por ello, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) delegación Oaxaca, en el Día Mundial de Prevención del Suicidio, alerta a los jóvenes y  a los padres de familia sobre este padecimiento.
Aislamiento, falta de apetito, desmotivación, o pérdida de interés por realizar alguna actividad, son por mencionar algunos de los síntomas que puede presentar una persona que este padeciendo depresión, confundiendo así a los padres con una etapa de rebeldía.
De acuerdo con el doctor Jaime Ernesto Vargas Mendoza, Psicólogo del Hospital General de Zona 1 del IMSS, son muchos los factores que inciden para que un joven sufra depresión, sin embargo es en la adolescencia cuando tiene mayor incidencia de este trastorno, porque pasan por múltiples conflictos en su personalidad, puesto que se están convirtiendo en adulto y se generan nuevas expresiones sociales, ambientales y familiares que si no son bien manejados, pueden llevarlo a un cuadro depresivo.
Aunado a esto, los conflictos familiares son uno de los factores que más inciden en la depresión en los jóvenes, pues tienden a sentir que las crisis de parejas de los padres, los divorcios y las separaciones son culpa de ellos, y les generan angustia. Otro factor importante que incide en este trastorno es la sexualidad, pues es en la adolescencia cuando definen su orientación sexual.
La mayoría de los casos no se detectan a tiempo, pues se suelen confundir los síntomas de la depresión, con signos de rebeldía, por ello Vargas Mendoza refiere que labor de padres es fundamental para detectar ciertos comportamientos que pueden manifestar que su hijo o hija pasa por un estado depresivo. Resalta que es muy importante tomar en serio las señales de alarma para evitar problemas futuros.
Si usted nota que su hijo presenta bajo rendimiento escolar repentino, apatía, desgano y desmotivación, impulsividad y actitudes de conflicto, falta de apetito y descuido en su aseo e imagen personal, crisis de llanto y aislamiento, Irritabilidad o enojo, etc. Se recomienda acudir a un especialista, pues la orientación de un personal calificado es vital en estos casos.
Actualmente más jóvenes pasan por un problema similar, por lo que deben saber que no están solos. El programa JUVENIMSS ofrece constantes capacitaciones a jóvenes, en donde mediante un equipo multidisciplinario (Médicos, enfermeras,  trabajadoras sociales y nutriólogas) se exponen diversos temas de salud como, el alcoholismo, enfermedades de transmisión sexual, violencia intrafamiliar, bullying, embarazos adolescente, etc. por lo que exhorta a toda la población a que acuda a sus UMF más cercana y se informen sobre temas de su interés, indicó Vargas Mendoza.