Inicio

La parálisis facial puede desarrollarse a raíz de una infección de oído (OTITIS): IMSS

Existen múltiples factores que pueden desencadenar una parálisis facial y es que cualquier enfermedad mal cuidada puede aumentar los riesgos de que se desarrolle este padecimiento. Una de las causas más comunes es, una infección de oído crónica (otitis media) por lo que es indispensable tener un diagnóstico y tratamiento adecuado, para evitar daños irreversibles en las personas afectadas.

De acuerdo a la audióloga del Hospital General de Zona No.1 del IMSS, Berenice Ocampo Tayavas, la otitis media, se presenta cuando se acumula fluido en el oído, es decir una simple infección se extiende hasta el tímpano. Esta afección puede resultar de un resfriado, alergia o una infección respiratoria, muchas veces acompañada de sensación de oído tapado con hipoacusia (disminución de la audición).

Estos problemas auditivos detonan la parálisis debido a que el trayecto del nervio facial transcurre dentro del hueso temporal, dónde se encuentra el órgano de la audición, por lo que la inflamación lo comprime y se genera este problema. Una persona que sufre una afección de este tipo va a presentar alteraciones solamente motoras, no sensitivas porque no es un nervio sensitivo y van a tener incapacidad para levantar la ceja, cerrar el ojo total o parcialmente, mover los labios, se ve que la boca se va chueca generalmente al lado sano.

Por lo que el médico especialista, recomienda que ante cualquier malestar se acuda con un especialista, pues de lo contrario la infección podría resultar en una pérdida auditiva permanente. De igual forma indica que la limpieza de los oídos es muy importante, ya que se pueden evitar muchas complicaciones. Debe recordarse que el oído es un órgano muy delicado, por lo que nunca se le deben introducir objetos que pudieran dañar su estructura, como son; pasadores, clips, llaves, uña, e hisotopo, este debe ser únicamente para limpiar  los pliegues de las orejas, jamás se deben introducir en el canal auditivo, ya que podrías lastimar o empujar la cera hacia el oído interno.