Inicio

Josefina Aguilar, la artista ocoteca que desde hace 6 años modela con el tacto

Ocotlán de Morelos, Oax., a 22 de febrero de 2020.- Originaria de Ocotlán de Morelos, Doña Josefina Aguilar Alcántara ha logrado ser la artesana invidente de Oaxaca que modela con el tacto obras de barro policromado con pinturas acrílicas, debido que en 2014 perdió la vista a causa de la diabetes a pesar de ello no se  “me ha apagó la vida, sigo respirando, estoy viva y quiero seguir trabajando hasta donde el ser supremo al que le dijo Dios, me lo permita”, dijo en entrevista la artista plástica.
La hija de Isaura Alcántara, artista popular que logró fama en los años setenta y de Jesús Aguilar Alcántara, de quienes Josefina Aguilar Alcántara aprendió el oficio artesano de la alfarería desde niña, al lado de sus hermanas Concepción, Guillermina e Irene comenzó hacer figuras en barro policromado principalmente monos de chía y sahumerios usando colores naturales provenientes de la grana cochinilla.
De acuerdo a la maestra ocoteca conforme fue creciendo aprendió a trabajar cada vez mejor el barro policromado elaborando piezas de barro  inspiradas en raíces y distintas tierras, pero a petición de un coleccionista estadunidense comenzó a elaborar figuras de mujeres con trajes típicos y en escenas de mercado utilizando hasta el momento pinturas acrílicas, las cuales permiten integrar otras totalidades y son más duraderas.
Sus obras son buscadas por los amantes del arte en todas partes, y ahora, a su vez, transmiten sus habilidades a sus hijos.
Josefina según historiadores en el arte es la más reconocida entre las hijas de doña Isaura, y sus obras son tal vez las más recogidas. Sus figuras de arcilla representan personas y rituales en la vida cotidiana de la aldea, así como increíbles figuras y escenas religiosas y folclóricas.
En los años ochenta y noventa Josefina Aguilar participó en numerosos exposiciones de arte popular y fue invitada hacer demostraciones de su trabajo en los Estados Unidos, además de ser el personaje principal del libro infantil “Josefina” escrito por Jeanette Winter en 1996, inspirado en su trabajo y en su vida.
Fue en los años setenta del siglo XX, cuando en ese entonces Nelson Rockefeller llegó a Oaxaca y compró todas las piezas que la familia tenía en su taller, por lo que en ese momento el nombre de la familia Aguilar Alcántara comenzó a tener notoriedad, recordó la artista.
Mientras Josefina vivía en la casa materna seguía firmando con el nombre de su padre porque creía que así sus piezas tenían más valor económico. Cuando se casó con José García, Josefina comenzó a firmar las piezas con su nombre.
A pesar de su discapacidad, Josefina Aguilar es quizás uno de los artistas populares más coleccionables de la actualidad. La habilidad de Josefina se notó cuando era muy joven, y para cuando tenía poco más de veinte años, empezaron a aparecer artículos sobre su trabajo en revistas europeas y norteamericanas. Hoy, su trabajo se puede ver en el Museo Internacional de Arte Popular de Santa Fe, el ala Rockefeller del Museo de Arte de San Antonio y los Museos Mexicanos de San Francisco y Chicago. Aunque Josefina se celebra como una maestra en Oaxaca y más allá, definitivamente es un asunto familiar. Le vendió directamente a Nelson Rockefeller y Alexander Gerourd del Museo Internacional de Arte Popular